Tendencias e-Learning para 2014

Cada vez son más las herramientas, métodos y recursos educativos que van apareciendo bajo la etiqueta del e-Learning. La evolución de las nuevas tecnologías no se escapa a esta modalidad de aprendizaje en constante crecimiento, lo que nos obliga a pararnos un poco a pensar sobre “lo que está de moda” y lo que nos deparará el futuro.

Se ofrece a continuación un resumen de las tendencias actuales en e-Learning, que marcarán inevitablemente el rumbo de nuestro sector en 2014. Debemos tenerlas presentes y utilizarlas a nuestro favor para no quedarnos “desactualizados”.

1. Mobile-Learning. Aprendizaje en la palma de la mano.

El Mobile-Learning (M-Learning) es ya una realidad en auge. La venta de smarthpones y tablets crece exponencialmente mientras decrece  poco a poco el mercado de los ordenadores tradicionales de sobremesa.

Además, en un sector en el que la premisa “aprende donde y cuando quieras” es uno de sus factores clave, no adaptarse a esta tendencia del M-learning es casi una contradicción.

Términos como el mEnablement (adaptación de los contenidos de e-Learning para PC a dispositivos móviles) empiezan a resonar con fuerza, en algunos casos como una necesidad a corto-medio plazo.

2. Multiplataforma. Adaptarse o morir.

Unido al punto anterior, encontramos esta segunda tendencia: que los contenidos puedan utilizarse en varias plataformas. Una condición más técnica que educativa, pero igual de importante, ya que el aprendizaje debe poder mostrarse en los dispositivos que utilizan habitualmente los usuarios.

Empiezan a hacerse eco términos como los diseños responsive y adaptative; al mismo tiempo que la usabilidad y la utilización de tecnologías ‘multi-dispositivo’ (HTML5, CSS3, JavaScript…) se entienden ya casi como una exigencia.

3. Gamificación. ¡A jugaaar!

Seamos claros: lo aburrido no está de moda. En un mundo en el que las experiencias de entretenimiento se multiplican día a día y se encuentran cada vez más al alcance de todos los bolsillos, sería un error quedarse atrás y ofrecer experiencias de aprendizaje repetitivas y aburridas.

La gamificación supone aprovechar el potencial motivador que ofrecen los videojuegos para alcanzar nuestros objetivos educativos. Además, la propia estructura de algunas tecnologías de ocio, nos permite crear nuevos métodos de aprendizaje impensables hace algunos años.

Las Apps educativas crecen en número a niveles sorprendentes, así como los videojuegos con una intención más que puramente lúdica. Se habla ya de Kinesthetic learning, Tactile learning... tendencias a tener muy en cuenta y que ya son una realidad al alcance del público.

4. Video-learning. El retorno del Rey.

El vídeo es un recurso altamente empleado en el aprendizaje. Las escuelas no han dejado de utilizarlo desde hace décadas y desde siempre ha habido programas de televisión educativos.

En el caso del e-Learning, la relidad ha sido distinta, ya que la tecnología, hasta hace poco, no estaba preparada para soportar la carga de vídeos con el rendimiento necesario para un uso habitual. Hoy en día esto ha cambiado: las conexiones son más rápidas que nunca y pueden soportar la carga de vídeo sin problemas.

El vídeo es una poderosa herramienta que nos permite enseñar de una manera distinta e incluso puede utilizarse para trabajar aprendizajes de tipo creativo a través de las posibilidades de captura y edición por parte del alumno.

El “Rey” ha vuelto para quedarse. Ahora bien, el usuario que lo visualiza ha cambiado, y tiene un alto nivel de exigencia. Ofrecerle vídeos de calidad y atractivos es nuestro verdadero reto.

5. MOOCs. Enseñanza a lo grande.

Los MOOCs (Massive Open Online Courses) son una modalidad de aprendizaje relativamente nueva. Se trata de cursos abiertos, gratuitos, ofrecidos a través de una plataforma virtual. Su objetivo es la divulgación abierta del conocimiento, llegando a un público amplio, sin menospreciar la calidad de los contenidos.

Son diversas las Universidades que ya se han apuntado a este nuevo modo de enseñanza y, poco a poco, parece que se van planteando sus posibles beneficios en el mundo empresarial.

El tiempo dirá si se trata de una moda pasajera o los MOOCs han venido para quedarse. Lo que está claro es que en este año que viene darán mucho de qué hablar.

6. Social Learning. Yo aprendo, tú aprendes, él aprende.

Muchos establecen que el futuro está en el social-learning, donde la mera asimilación de información deja paso a la participación, de manera que los usuarios ya no son consumidores de contenido, sino partícipes, co-creadores e incluso amplificadores del mismo.

La utilización de redes sociales y plataformas similares con objetivos educativos es un mundo todavía por explotar. Su potencialidad es grande, así que habrá que estar atentos a ver cómo se va desarrollando su evolución.

7. Tin Can Api. Un nuevo estándar en el horizonte.

La nueva realidad del aprendizaje (multi-dispositivo, redes sociales, nuevos lenguajes de programación…), hace necesario un nuevo sistema de estandarización que se adapte a todo este nuevo entramado educativo. Para dar respuesta a esta carencia, nace Tin Can API, con el objetivo de suceder al hasta ahora imprescindible SCORM.

Veremos cómo se va adaptando el mercado a este nuevo estándar, aunque a priori parece que el cambio es inevitable y, por qué no decirlo, ilusionante.

8. Realidad aumentada. Un mundo sin límites.

La Realidad Aumentada es uno de los retos apasionantes del presente y del futuro. Cuando se perfeccione y llegue al gran público, tendrá unas aplicaciones educativas asombrosas.

2014 es un año clave para valorar y prever su progreso. La inminente aparición de las gafas de Google, por ejemplo, puede suponer un buen medidor. Hablaremos más sobre ello cuando veamos su aceptación, pero no podemos dejar de nombrar la Realidad Aumentada como una tendencia.
Nuevas tecnologías, nuevos desafíos educativos… 2014 se plantea como un año interesante para el ámbito del e-Learning. Valoraremos su transformación conforme se vayan desarrollando los acontecimientos, pero lo que está claro es que es un momento clave para adaptarse y crecer. Estaremos atentos a sus progresos.